Infografías buenas y malas: ¿Qué hay en un buen diseño?

Aprenda a crear infografías eficaces comprendiendo los elementos clave, utilizando técnicas adecuadas de visualización de datos e incorporando principios de diseño para atraer y guiar a los espectadores.
Última actualización 1 de noviembre de 2023

No hace falta ser un genio del diseño para crear una buena infografía. Todo lo que necesita son los ingredientes adecuados: buenos datos, una herramienta de diseño básica y una comprensión de los principios básicos del diseño.

Este último ingrediente puede parecer desalentador si nunca antes ha creado una infografía. Pero no tema. El resto de esta entrada del blog cubre los elementos esenciales de una buena infografía y destaca las cualidades que conducen a las peores infografías. También verá muchos ejemplos de infografías buenas y malas.

Crear tu próxima (o primera) infografía será facilísimo si tienes en cuenta esta receta.

En primer lugar, ¿qué es una infografía?

Una infografía es un diseño de formato largo que cuenta una historia presentando datos y otra información compleja de forma fácil de entender y visualmente atractiva.

Una infografía es como un ensayo visual. Empiezas con una tesis -que es el punto principal que quieres exponer- y luego utilizas una variedad de visualizaciones de datos y cualquier otra imagen y texto relevantes para apoyar esa tesis.

La infografía que figura a continuación sigue el formato de ensayo visual.

Infografía sobre la obesidad de las mascotas

Fuente: Holiday House Pet Resort & Training Center

Con un rápido vistazo, se puede deducir la tesis del diseño: la obesidad en las mascotas es un problema peligroso y generalizado que los dueños no se toman suficientemente en serio. Todos los datos incluidos en la infografía apoyan esta afirmación, incluidas las estadísticas sobre la obesidad de las mascotas y la lista de problemas de salud relacionados con la obesidad.

La visualización de datos es exactamente lo que parece. Se toman datos complejos y se presentan en un formato fácil de entender. No te centras en demostrar un punto con la visualización básica de datos. Deje ese trabajo a una infografía completa.

La visualización de datos se centra en presentar los datos de forma que el espectador los entienda, como en el ejemplo siguiente.

Gráfico circular de la obesidad de las mascotas

Fuente: American Kennel Club

Así pues, aunque una infografía incluye un elemento de visualización, los dos términos no son lo mismo.

Ahora que ya conoce los conceptos básicos, pasemos a los elementos de una buena infografía.

4 elementos de una buena infografía (y ejemplos de buenas y malas infografías)

1. Una buena infografía es fácil de entender

Las peores infografías presentan la información de forma confusa. No hay más que ver estos mapas que comparan los usuarios de iOS y Android en Estados Unidos.

Infografía iOS vs. Android

Fuente: PC Mag

El ejemplo anterior facilita la comparación de la saturación de cada sistema operativo. El diseñador reunió toda la información en un mapa y utilizó colores y símbolos reconocibles para representar los datos.

Infografía iOS vs. Android

Fuente: DeviceAtlas

Aunque el diseño de dos mapas anterior incluye información más detallada, el hecho de que los datos estén divididos en diseños separados hace que la comparación sea menos impactante y más difícil de seguir.

Si su infografía no presenta su tema en un formato fácil de entender, corre el riesgo de perder a miembros valiosos de su audiencia y de desaprovechar la oportunidad de presentarse como líder de opinión.

2. Una buena infografía utiliza el tipo adecuado de visualización de datos

No usarías sal cuando una receta lleva azúcar, así que ¿por qué usarías un gráfico lineal cuando un gráfico circular comunicaría tu punto de vista de forma más eficaz?

No basta con tener buenos datos para no hacer malas infografías. También necesitas visualizar bien esos datos.

Basta con echar un vistazo a estos gráficos que destacan las estadísticas de propiedad de mascotas.

En el primer ejemplo, se ve lo que parece un gráfico de barras singular que destaca el porcentaje de personas que tienen mascotas en cada generación. Sí, técnicamente el gráfico tiene sentido y las matemáticas funcionan, pero la presentación dificulta la comprensión de los datos.

Dueños de mascotas por grupos de edad - infografía

Fuente: Spots

Cuando los datos son una pieza de un todo, en lugar de una estadística independiente, a menudo es mejor ilustrar el punto con una forma finita.

Eso es lo que utiliza el siguiente diseño. Un círculo no es abierto, y cada dato representa claramente un trozo del pastel.

Infografía sobre la tenencia de animales de compañía por edades

Fuente: Limonada

¿Cuál es la lección? Adapta el formato de la visualización de datos a los propios datos.

3. Una buena infografía tiene algún tipo de organización

Si alguna vez ha estado en Times Square (o lo ha buscado en Google), ya sabe que hay mucho que ver. Los carteles luminosos brillan por todas partes, las mascotas disfrazadas compiten por tu atención y los viajeros se abren paso entre la multitud. Hay mucho que ver, sobre todo si es la primera vez que se visita la ciudad.

Usted no quiere emular Times Square en sus diseños. Necesitas algún tipo de organización o jerarquía que indique al espectador dónde debe mirar primero y cómo debe continuar por la página.

No se preocupe: no necesita una gran flecha parpadeante para llamar la atención. Utilizar colores llamativos, texto grande o incluso líneas de dirección puede ayudar a atraer la mirada en la dirección adecuada.

En el primer ejemplo de abajo, se ve que están pasando muchas cosas. Hay varios colores diferentes, una variedad de fuentes, muchas líneas y un número excesivo de iconos.

Infografía sobre el yoga

Fuente: Alianza del Yoga

Dejando a un lado los malos ejemplos de infografía, el diseño que se muestra a continuación facilita la lectura. No es necesario abrirse paso entre una gran cantidad de texto e iconos, el diseño tiene una jerarquía clara y las cifras importantes destacan.

Infografía sobre las estadísticas del yoga

Fuente: El Buen Cuerpo

Con menos desorden y más estructura, a su público le resultará más fácil seguir y comprender sus mensajes.

Al fin y al cabo, una infografía cuenta una historia. No le gustaría que alguien leyera su historia desordenadamente.

4. Las buenas infografías utilizan elementos visuales que contribuyen a la historia

El megalito que es la película "Barbie" ha suscitado mucho debate sobre las tendencias del marketing viral. Tanto es así que una gran cantidad de infografías han circulado por Internet.

El equipo de Semrush creó una infografía que destacaba el fenómeno internacional y sus creativas tácticas de marketing.

Infografía de la película Barbie

Fuente: LinkedIn

Aparte del logotipo identificable, todo, desde el color de la infografía hasta las formas utilizadas, subraya que el marketing de la película fue clave para su éxito.

Usted debe hacer lo mismo para evitar hacer malas infografías. Los colores, las formas, las fotos, los iconos y cualquier otro elemento visual deben tener algún impacto en la historia. No hagas elecciones involuntarias.

Las palabras y los números no son lo único que puede contar una historia.

¿Listo para dejar a todos boquiabiertos con la infografía?

Ahora que ya has leído esta entrada del blog, serás capaz de identificar los elementos de una buena infografía frente a los de una mala.

Sólo recuerde que dominar sus habilidades de diseño lleva tiempo, e incluso los diseñadores más experimentados se preguntan si sus creaciones serán etiquetadas como "la peor infografía de todos los tiempos".

Con práctica y revisiones, seguro que diseñas infografías que cautiven a tu público.

Obtengamos resultados Juntos Flecha Verde